El náufrago metódico


Las palabras

Las palabras son de aire y por eso acarician
o azotan.
Son de agua, y refrescan
o ahogan.
Son de arcilla y se pueden modelar.
Son de carne y se pueden
diseccionar, analizar, operar.
Son de cristal:
también se pueden romper.

Carmen Albert